Cúrcuma en polvo – Brota

$4.900

  • Ayuda a perder peso, por su capacidad de movilizar las grasas y metabolizarlas
  • Previene la formación de gases y flatulencias
  • Alivia el empacho y las sensaciones de ardor, hinchazón, gases y náuseas
  • Mejora la digestión de los alimentos
  • Regula los niveles de azúcar en la sangre
  • Puede disminuir dolores gracias a su capacidad antiinflamatoria

 

Origen: India

Producto 100% natural, sin adición de químicos, raw (crudo).

Descripción

Esta maravillosa raíz es originaria de la India y ha sido utilizada desde hace más de 4.000 años en la gastronomía y medicina ayurvédica.

Contiene vitaminas C, B6 y B3; y los minerales hierro, zinc, selenio, manganeso, magnesio, potasio, cobre y calcio. Además contiene curcumina, el fitoquímico que le otorga el intenso color amarillo anaranjado y sus poder antiinflamatorio,  antioxidante y estabilizador de los niveles de azúcar en sangre. 

 

La cúrcuma es un excelente antiinflamatorio natural, equivalente al ibuprofeno, con la ventaja de que no daña las mucosas gástricas y no tiene efectos secundarios. Actúa reduciendo la histamina en los procesos inflamatorios y facilitando la eliminación de los materiales de deshecho. Gracias a ellos, puede utilizarse para:

  • Disminuir dolores articulares, por artritis, artrosis y gota
  • Disminuir dolores musculares, por hacer actividad física u una lesión 
  • Aliviar gastritis, gastroenteritis, pancreatitis y colon irritable
  • Desinflamar úlceras y llagas en las mucosas bucales
  • Desinflamar quemaduras, picaduras de insectos y llagas en la piel
  • Aliviar y calmar los calambres, dolor, hinchazón, sangrado excesivo y cambios de humor del síndrome premenstrual
  • Inhibir el crecimiento de tumores.

 

Consumir cúrcuma favorece la metabolización de las grasas y su excreción con las heces. Por ello, y por la capacidad de la curcumina, de inhibir el crecimiento del tejido graso, es de gran ayuda para perder peso.

La cúrcuma es un potente depurador hepático. Mejora y estimula la producción de bilis, restaura las células hepáticas y ejerce una acción protectora sobre el hígado. Se utiliza en el tratamiento de hepatitis leve, alteraciones hepatobiliares, coleocistitis y piedras en la vesícula.  Los componentes de la cúrcuma estimulan el sistema linfático, ayudando a reducir los niveles de toxicidad en el organismo.  Gracias a esto último, ayuda a  mantener la piel sana y libre de impurezas, rejuveneciéndola.

 

Durante siglos se ha utilizado como protector estomacal. También ayuda a aliviar estreñimiento, colon irritable y enfermedad de Crohn.  Por su capacidad de contribuir a reparar el tejido dañado de la mucosa gastrointestinal, se le utiliza como sustituto natural de los fármacos, para aliviar  úlceras gástricas y gastroduodenales.

 

El consumo constante de cúrcuma regula los niveles de azúcar en la sangre y puede ayudar a bajar los niveles de colesterol LDL y de triglicéridos en sangre.

La cúrcuma tiene además propiedades antimicrobianas.  Es decir, que impide a las bacterias y moho, crecer y causar enfermedades.

 

Gracias al poder antioxidante de la curcumina y demás principios activos de la cúrcuma,  protege al cuerpo de la acción de los radicales libres. En consecuencia, detiene la oxidación de las células de órganos vitales como el riñón, el hígado, el corazón y las neuronas. Gracias a es esto último, contribuye a prevenir la degeneración cognitiva.

Se considera a la cúrcuma como una de las mejores opciones naturales en prevención y apoyo al tratamiento de varios tipos de cánceres. Inhibe la acción de una de las proteínas esenciales para el crecimiento tumoral y potencia la eficacia de algunos medicamentos antitumorales, por lo que ha sido empleado como complemento de la quimioterapia. 

Consumida de manera regular, por su poder antioxidante y antiagregante plaquetario, la cúrcuma, puede prevenir la aparición de dolencias cardíacas, como embolias y arteriosclerosis.

 

 

Cómo consumir la cúrcuma

Puedes consumirla de muchas maneras:

En zumos y batidos: agregas la punta de una cucharadita junto a los otros ingredientes. 

En infusiones:  junto a tus hierbas o tés favoritos. Solo tienes que agregar una cucharadita a la tetera donde la prepares o una pizca de cúrcuma a la taza y revolver.

Como condimento: ya sea sola, o en el curry, del cual es uno de los ingredientes principales. Puedes espolvorear un poco sobre tus comidas al momento de servir o agregarla al momento de cocinar. ¡Prueba como más te guste! 

En gárgaras: diluyes una pizca de polvo en agua caliente y haces gárgaras con ella, para aliviar la irritación de garganta.

Como ungüento: preparas una pasta densa con cúrcuma y agua filtrada o solarizada. Es excelente para favorecer la cicatrización de heridas y quemaduras.

 

✳️ Si la acompañas con pimienta negra, aumenta su absorción, gracias a la piperina, el compuesto picante de la pimienta. Éste permite que la curcumina  permanezca más tiempo actuando benéficamente en el torrente sanguíneo . También el aceite de oliva mejora su absorción.

✳️ Se puede comer todos los días sin problemas, ya que el hígado elimina con rapidez la curcumina.

 

 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.